El Oasis Del Basket.

Se ha vuelto a demostrar estos días que el baloncesto es otra cosa. Tras el éxito de la selección española en el Eurobasket de Lituania con mayoría de jugadores catalanes, nadie se ha rasgado las vestiduras, nadie ha puesto en duda la entrega de los Gasol y compañía. Todo el mundo se ha alegrado. Tanto afición, como medios de comunicación de cualquier rincón del país. Incluso Jordi Robirosa, conocido especialista en baloncesto de la televisión catalana, manifestó de forma explícita su alegría por la victoria de la selección española a pesar de reconocer que a él le hubiese gustado ver a esos jugadores defender la camiseta de la selección catalana, y todo ello el domingo por la noche en un bloque de deportes de media hora del Canal 3/24 en el que, junto a Rafael Bagot, dedicaron más de 20 minutos al triunfo de la selección española (por delante de la debacle del Madrid en el campo del Levante).

Emiliano, Buscató, Alfonso Martínez, Luyk, Carmelo Cabrera, Santillana, Corbalán, Iturriaga, Romay, Josep María Margall, Corbalán, Epi, Villacampa, Sibilio, Andres Jiménez, Solózabal, Fernando Arcega, Rafael Jofresa, Ferran Martínez, Alberto Herreros, Nacho Azofra, Juan Antonio Orenga, Alfonso Reyes, Joventut de Badalona, Real Madrid, Estudiantes, Barcelona, Cai Zaragoza, Baskonia, …. Una eterna y clásica admiración entre jugadores – leyenda, clubes históricos y aficiones más allá de colores, nacionalismos, de catalanes, de madrileños, andaluces o aragoneses. Todo sentido como patrimonio de todos, con el único denominador común de la pasión por el baloncesto.

Seguramente, el no ser un deporte de masas ha blindado hasta ahora al basket de la manipulación, putrefacción y deformación mediático – cavernícola a la que le gusta introducir elementos distorsionadores e incordiantes (sirva de ejemplo cuando se ha dicho en fútbol que Xavi prefería no jugar con España para estar descansado con el Barça ya que no sentía la roja) que van más allá de lo que son un grupo de deportistas profesionales sanos y comprometidos que luchan en común por un objetivo. A nadie se le ha ocurrido tachar de antiespañol a Pau Gasol cuando ha renunciado, por sus intereses particulares, a participar en algún Eurobasket o, sin ir más lejos, en el Mundobasket de Turquía del año pasado. Esperemos que este tipo de éxitos no acerque a esa clase de gentuza a este oasis llamado basket, y no utilicen este tesoro como un arma arrojadiza más para sus deleznables quehaceres diarios y cotidianos.

 

 

 

 

 

Oscar Cano Fuentes.
Letrado.

 

 

 

 

twitter.com/CanoAdvocats 

 



Compartir:

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta nos sirve para comprobar que no eres un programa de respuestas.
10 + 4 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.
Distribuir contenido